Verificación vehicular, negocio con justificación ambiental

Basados en un posicionamiento como política de protección al medio ambiente, el trámite pega más al ciudadano que lo que reduce contaminación en Guadalajara.

La actuación del Gobierno de Jalisco a través de la Semadet, quien a su interior cuenta con el área de gestión de calidad del aire, ha apostado a superar el obsoleta y corrupto proceso de verificación vehicular en la entidad, siendo el Área Metropolitana de Guadalajara el principal foco de atención, por el de un nuevo modelo que cobra solo por realizar la prueba y medición de los contaminantes de un auto, antes de emitir un holograma por afinación responsable y así recaudar dinero en la prueba fallida, multa por no contar con el proceso cumplido y por cada oportunidad en la que el automotor se someta a una nueva medición de sus niveles de contaminación.

Es cierto que el crecimiento del padrón vehicular en el estado ante la posibilidad de contar en muchas regiones de la entidad con redes de transporte, cómodas, accesibles y amigables para que el ciudadano prefiera el transporte público por encima del automóvil, motivan que se presenten mecanismos de control de emisiones contaminantes, sin que con todo y los esfuerzos por una mejor política, se logren erradicar la generación y venta de hologramas apócrifos para quienes no desean gastar en afinación, verificación y simplemente optan por portar en su auto la acreditación del trámite y esperan no ser parte de una revisión por realizar de manera irregular el trámite.

500 pesos es el costo del proceso de verificación para vehículos en la entidad, entre los que se incluye a los automotores registrados en plataformas de redes de transporte a quienes se les cobra un impuesto de 1.5 % del total de sus ingresos netos generados van a un Fondo Verde del cual no se sabe en dónde están los recursos según la Semadet y con la negativa de la Secretaría de Hacienda o de Finanzas de informar a dónde fue el recurso, dicho cobro que se les solicita a dueños de un auto que opera en empresas como Didi o Uber y que deben sí o sí, debido a la dualidad en la que operan sus conductores pagar doble, verificación y su 1.5% de ganancias a las arcas del estado, en datos publicados por el periodista Gabriel Torres, los vehículos suman únicamente el 7.83 de las emisiones contaminantes del Área Metropolitana de Guadalajara, contra el 51.5 % de fuentes naturales de acuerdo a lo que establece la Semarnat.

Otro dato importante es el ingreso que se recauda como parte de las actividades del Gobierno de Jalisco genere mil 800 millones de pesos por concepto de multas vehiculares, y la métrica señala que cerca de 770 millones de pesos ingresen como parte de las pruebas de verificación realizadas durante el año, dejando abierta la solicitud de ciudadanos y organizaciones civiles quienes llaman a la administración a no cobrar el proceso de verificación vehicular y por consiguiente sus hologramas de validación del trámite.