Cachetazo a la estructura de poder, no a la comunidad universitaria

La Suprema Corte de Justicia de la Nación le otorga un ring al conflicto de presupuesto y autonomía en la historia de esta batalla en la que más allá de la academia, está el liderazgo histórico y un tema personal entre el Gobernador y el líder moral de la Universidad de Guadalajara.

La disputa por recursos económicos 140 millones de pesos para la construcción de un hospital para el Área Metropolitana de Guadalajara en el municipio de Tonalá, o bien un Museo que pretende la divulgación de la cultura y las artes que contemplaba la Universidad como parte de su presupuesto y en el nombre de su autonomía, ha sido una de las confrontaciones más longevas del sexenio de Enrique Alfaro, quien debería ver en el Rector de la Universidad -y ex candidato del PRI, Ricardo Villanueva- más a un aliado por su interacción y gestión de los recursos que como un adversario, por más que el propio titular de la casa de estudios sea pieza importante en el organigrama que controla a la Universidad, es decir un hombre de la estructura de Raúl Padilla.

En medio de esta tormenta la resolución de la Suprema Corte que decide darle un fallo a favor al Gobierno de Jalisco que defiende a la salud como la bandera principal de la asignación de recursos, sin dejar de lado la gran labor que han realizado los universitarios, académicos, investigadores, profesionales de la salud y estudiantes que han sido un brazo muy fuerte en medio de la crisis sanitaria por la pandemia de covid-19 en la que la U de G estuvo de la mano con la población.

La Universidad en voz del Rector y de su comunidad le respondió al Gobernador desacreditando la medida y mucho más que eso publicando un documento en el que se afirma que se maquillan cifras con respecto a la crisis de desapariciones forzadas que se viven en la entidad, bajo los criterios del Registro Nacional de Personas Desparecidas o no Localizadas que emite las cifras de 14,916 en contraste a las que se dieron a conocer por el Gobierno de Jalisco en cuanto a las personas localizadas con 713 identidades, correspondientes a algunos de los reportes de varios, no todos los municipios de la entidad y que es apenas 4% del total.

Por lo visto, el conflicto Universidad de Guadalajara y el Gobernador va a continuar, y cada uno utilizará temas para seguir cuestionando y buscando coyunturas a los asuntos que atañen de manera directa o indirecta a ambas instituciones en las que las y los jaliscienses suelen quedar en medio, tanto en temas de más plazas disponibles para asistir a centros universitarios, como en la salud, investigación y esos temas que la casa de estudio lleva como lema, en los que se piensa y trabaja.

Redacción QFJ.