Decisiones anticipadas en medio del conflicto

El alcalde de Tamazula, Everardo Gutiérrez, fue censurado por la Secretaría General de Gobierno ante el panorama de hechos violentos en la región Sur de Jalisco

La noche del pasado 11 de marzo en redes sociales y con la verificación de las versiones de una serie de hechos violentos en la región de La Garita en Tamazula, el primer edil nos confirmó que se trataba de eventos que bien podrían poner en riesgo a su población, por tanto las determinaciones de suspender clases a la mañana siguiente y limitar la actividad laboral y comercial, serían la política de resguardo en materia de seguridad hasta reestablecer el orden y la normalidad.

Por principio de cuentas y alejado de los escritorios del Gobierno estatal, la decisión del alcalde proveniente del partido Futuro, -naciente agrupación política en la entidad- buscaba atender de primera mano el problema y de paso demostrar que la estrategia de seguridad de blindaje de los límites de Jalisco con estados como Michoacán, -a unos días de la balacera en San José de Gracia- no había sido del todo efectiva y que su región, al igual que la zona de Mazamitla, cuenta ya con un panorama complejo en materia de seguridad, por encima del discurso oficial, mismo que horas después debió modificarse en forma pues elementos del ejército nacional y de la Guardia Nacional se desplazaron a la entidad para intensificar las labores de seguridad que previamente ya se habían implementado.

Luego, desde el despacho de Enrique Ibarra Pedroza, Secretario General de Gobierno, contravino la respuesta en el sentido de censurar al alcalde Raúl Everardo Gutiérrez al establecerle con claridad que su peso como edil, más allá de una situación preocupante en dichas horas en la región, no le permitía atribuirse decisiones como la de la suspensión de clases, ni mucho menos la de la sugestión a su población de cierre de negocios o limitar actividades, como inicialmente el propio munícipe ya había determinado.

En la comunicación oficial dirigida al alcalde se podía leer las siguientes líneas:

Tomando como referencia las medidas implementadas por usted en las que determinó. suspender todas las labores de Gobierno, escolares y dejar al mínimo las actividades de empresas privadas, me permito recordarle que en materia de seguridad pública nos regimos por un Sistema Nacional de Seguridad Pública de conformidad con el Artículo 21 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos por lo que autoridades municipales están obligadas a mantener la coordinación con los cuerpos de seguridad tanto en el Estado como en la Federación y están obligados a seguir las estrategias que en conjunto se determinen con el fin de proteger y respetar la vida, por tanto no se ha tomado ninguna medida de esta naturaleza.

Por tanto y por encima del posicionamiento de la autoridad estatal no se puede cuestionar como ciudadano de la región, que un alcalde que reacciona a una situación de emergencia preserva la tranquilidad de sus gobernados y que si la estrategia que el Coordinador de Seguridad Pública en la entidad, Ricardo Sánchez Berumen, hubiese funcionado adecuadamente en Tamazula de Gordiano u otros municipios, entonces un edil no se vería en la necesidad de accionar dichas medidas en medio de la incertidumbre por los momentos que se vivieron en la noche del 11 de marzo cuando un par de camiones se avisaban incendiados en la carretera.

Redacción QFJ.