La Primavera se contamina: fuga de combustible lleva cinco meses afectando el río Caliente

Pemex dice no tener fallas en su infraestructura y el Gobierno estatal pone su raya; mientras tanto, el área natural protegida sigue contaminándose.

Desde octubre, sí, desde hace casi cinco meses existe una fuga de combustible en el río Caliente del bosque La Primavera sin que el Gobierno estatal o Pemex hayan hecho prácticamente nada. 

Foto: labcsa.org.

La fuga afecta dos lugares muy importantes de esta área natural protegida: el río Caliente y la presa La Vega, que es donde descarga el río. Reportes en medios de comunicación ya hacen eco del agua aceitosa y olor a combustible y ni se diga de los testimonios de quienes han visto cómo la fauna y flora se ha ido mermando, así como las reservas de agua, cultivos y salud de los pobladores.

El pasado 1 de marzo se reunieron autoridades estatales, encabezadas por el secretario de Gobierno de Jalisco, Enrique Ibarra y Javier Emiliano González del Villar, director general de Pemex Logística, para “evaluar la situación sobre la emanación de sustancias en aguas del Balneario Los Chorros en Tala, Jalisco”, explica un boletín de prensa emitido por la empresa estatal.

Según Petróleos Mexicanos no hay fallas en su infraestructura, ni fugas ni nada que pueda estar ocasionando este derrame, y acordaron con el estado realizar estudios a fondo, sin que esto suponga solución real y urgente al impacto ecológico que está sufriendo La Primavera.

Los daños ambientales pueden ser desastrosos en un ecosistema que, de por sí, ha sido víctima de la devastación humana y más ahora que viene la temporada de estiaje y con ello los incendios provocados.

La bolita pasa de una dependencia a otra sin que haya una solución de facto, mientras tanto, el bosque, lo verdaderamente importante, sigue bebiendo diésel del subsuelo. 

Y de que hay responsables, los hay. No se puede quitar el dedo del renglón.